multimedia.normal.9fdf1f4d16bba7c4.30373036323031382d706572696f64697374615f6e6f726d616c2e6a7067

El periodista en su sociedad – Por: Daniel Salmoral

Otro Día del Periodista.

Otra oportunidad para reflexionar sobre el rol de la prensa en las sociedades democráticas.

Habría que empezar diciendo que sin libertad de expresión la tarea resulta absolutamente ociosa y estéril.

Ahora, como también antes, la lucha por decir y mostrar los hechos que pasan de manera real al conjunto de la sociedad en la que periodista desarrolla su tarea, sigue siendo un desafío cotidiano.

La censura, esa maldita palabra, ahora mimetizada en formas pretendidamente sutiles y muchas veces enmascarada como pauta publicitaria, u otros disfraces, condiciona más de una vez el libre ejercicio de la labor periodística.

Para el poder, y no importa cuál sea su ideología, el periodista que juega su rol de manera honesta y eficiente le resulta demasiado molesto cuando éste lo lleva adelante comprometido con su honestidad intelectual.

Una de las más famosas y comprometidas frases de George Orwell que dice que en “tiempos de tantos engaños decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”, parece tener, sobre todo en estos días, una absoluta vigencia y debería servirnos, a los periodistas, como una guía para seguir nuestro camino.

Para el periodismo de información y opinión política, en particular, la mirada inquisidora y personal del analista, lleva implícita la posibilidad real de generar posturas diferentes en el seno de la sociedad y si eso ocurre, mostrará que el periodista está haciendo bien su trabajo.

Si por el contrario el conjunto social se uniforma trás un pensamiento único, será un claro ejemplo de que no están cumpliendo con el rol intransferible que esa misma sociedad les encargó de manera especial.

Hacer pensar, abrir mentes, correr los límites y aventurarse en terrenos desconocidos, son algunos de los menesteres que los ciudadanos de a pie les encargan a sus hombres y mujeres de prensa.

Es una encomienda nada sencilla de llevar, pero a la vez fascinante e imposible de rechazar.

Para quienes vivimos y morimos como periodistas, ese es el principal rol que debemos cumplir con nosotros mismos y con todos.

Fantástica tarea la nuestra.

Quizás porque con cada día que nace, hay que escribir una nueva historia y eso, sin lugar a dudas, no puede resultar otra cosa que una bendición de Dios.

 

pie-Daniel-Salmoral

 

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral