0-acto-K-en-salta

Gira K en Salta: Una troupe de enajenados… – Por: Daniel Salmoral

El viernes pasado, parte de la “flor y nata” del cristinismo residual se dio cita en Salta.

Allí estuvieron algunos de los más “talibanizados” militantes de lo que en su momento se llamó kirchnerismo, luego cristinismo y ahora incondicionales del espacio “Unidad Ciudadana”, el frente que Cristina Fernández inventara para la pasada elección de 2015, con la intención de “gambetear” al PJ y así evitar la interna a la que la estaban forzando, entre otros, Florencio Randazzo.

En nuestra provincia estuvieron, Gustavo López, coautor de la hoy ya oxidada “Ley de Medios”; Oscar “Soy yo pelotudo” Parrilli, ex secretario de la presidencia; Diana Conti, ex dirigente radical y actualmente una de las espadas más filosas de la actual senadora nacional bonaerense; Andrés “Cuervo” Larroque, uno de los líderes de “La Cámpora”; Leopoldo “El Marciano” Moreau, una caricatura de aquel que fuera uno de los hombres más cercanos y de mayor confianza del ex presidente radical, Raúl Alfonsín, Martín “Resistiré” Sabatella, titular del partido Nuevo Encuentro, uno de los más fanatizados defensores de la gestión de la ex presidenta y el periodista Roberto Navarro, ex estrella de C5N, el canal de TV que perteneciera al hoy preso y millonario K, Cristobal López, para quien la elección presidencial de 2015 la había ganado, Daniel Scioli.

Este grupo perteneciente a la “elite K”, llegó a nuestra provincia con la idea de apoyar a la dirigencia del Partido de la Victoria pero por sobre todo a la figura del diputado nacional, ex intendente de la ciudad de Tartagal y ya lanzado candidato a gobernador provincial, Sergio “Oso” Leavy.

Al parecer, por lo que dijeron tanto en la conferencia de prensa que ofeecieron alguno de ellos y luego en el acto, todos sufrieron una crisis de “amnesia aguda”, porque ninguno de ellos, en ningún momento, hicieron aunque sea una mínima autocrítica de lo que fue la gestión de la que formaron parte junto a su lider y conductora, Cristina “Porota” Fernández de Kirchner.

Seguros de que su audiencia eran un atado de imbeciles y desmemoriados, se dedicaron todo el tiempo a criticar de manera feróz a Mauricio Macri, y de paso cañazo, a Juan Manuel Urtubey.

Oscar Parrilli, ese pobre hombre que perdió la dignidad entre las polleras de Cristina al aceptar estoicamente las continuas humillaciones y puteadas a las que lo somete, fue quien arrancó con la interminable serie de ataques al gobierno de Cambiemos, y se convirtió así en un agorero absoluto sobre lo que le espera a los argentinos en los días por venir de seguir Macri en la presidencia: “Con los hechos que suceden en el país, lamentablemente y a pesar de las mentiras permanentes del Presidente que dice que lo peor ya pasó, creemos que lo peor está por venir para la gente, para la sociedad, industrias, pymes, ciencias, trabajo y para todo lo que tenga que ver con una sociedad justa, digna, un pueblo trabajando y feliz”,.

Raro escuchar que justamente sea él quien quiera para la sociedad dignidad cuando no la tiene para su propia vida.

Parrilli, además, volvió a decir que junto a sus compañeros de fechorias se sienten orgullosos de pertenecer a aquel gobierno que transformó al país”. “Estamos orgullosos y ratificamos la conducción de Cristina Fernández de Kirchner”.

Por su parte el periodista Navarro, ahora convertido en uno de los más radicalizados militantes cristinistas, cargó contra el Gobernador de Salta diciendo: Urtubey acompañó todas las medidas de este gobierno. No pertenece a este espacio. Todavía no habló del FMI. Antes dijo que la mejor etapa del peronismo fue el kirchnerismo, por eso no se entiende que ahora diga que su límite es Cristina”.

El ex radical Leopoldo Moreau, a su turno, también castigó con dureza al gobierno de Cambiemos y aseguró, en una interpretación “sui géneris”, que los “radicales alfonsinistas deben abandonar este gobierno liberal de Macri y militar junto a él al lado de Cristina”.

Moreau, es la vívida imagen del político acomodaticio que muta su discurso y fija su posición política mirando su absoluta conveniencia y la de su familia.

Seguidor a pie juntilla de una de las “máximas” del genial Groucho Marx, cuando afirmaba: “yo tengo mis principios pero si no les gustan, tengo otros”, tampoco en Salta hizo mención sobre la banda de delincuentes, travestidos en funcionarios y legisladores, que durante doce años robaron a mansalva el país pero que sin embargo, para él, fueron patriotas” que buscaron liberar a la Argentina de las garras de los “malvados” imperialistas.

Pero el que sin dudas demostró su caradurez, su desprecio por los ciudadanos pero que necesita de manera urgente ayuda psiquiátrica, fue el ex titular del hoy ya desaparecido AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Social), Martín Sabatella.

Este político, que alguna vez se presentaba ante la sociedad como “la nueva dirigencia” que venía a terminar con las viejas prácticas políticas, pero que se entregó velozmente a la corrupción y los peores vicios de politiqueros carcamanes y corruptos, fue el que cargó con más acidez sobre la actual gestión.

Estamos gobernados por una banda de corruptos y extorsionadores. Vinieron a arruinar la patria. Los dirigentes de Cambiemos son todos corruptos, saqueadores e inescrupulosos”, sostuvo con firmeza y le colocó una frutilla a su postre verbal diciendo: “Estamos convencidos que la única líder que tiene este país se llama Cristina”, sentenció.

Sergio “Oso” Leavy, el anfitrión K por su parte, no se quedó atrás y lanzó lo suyo.

Basta de que nos gobiernen los mismos oligarcas de siempre. Actualmente tenemos dos modelos de país. Uno real donde vivimos todos los que sufrimos y nos cuesta llegar a fin de mes y otro virtual donde nos mienten que crecemos y demás, pero cada vez se ve más hambre en las calles”, dijo en uno de los pasajes más encendidos de su discurso en Club Libertad y cerró diciendo: “En Salta tenemos que poner a la gente del pueblo a gobernar. Basta de que nos gobiernen los mismos oligarcas de siempre, queremos hacer gestiones como las de Miguel Ragone o Roberto Romero que supieron poner el Estado al servicio del ciudadano”, dijo.

A estas alturas, ya no soprende que quienes dejaron al país con 30% de pobres, robaron lo que pudieron y por eso hoy desfilan sin solución de continuidad por los estrados judiciales mientras otros ya los esperan en diferentes cárceles del país, todavía tengan la actitud obscena de salir a pedirle a los argentinos que vuelvan a confiar en ellos para gobernar.

Delirantes totales, esmerilan a tiempo completo porque están seguros que si el gobierno de Macri cae, la gente saldrá a las calles como en el ’45 a pedirle a Cristina Fernández que “por favor” se haga cargo de las ruinas que dejará Cambiemos, se olvidan de sus propios saqueadores, extorsionadores e inescrupulosos, muchos de cuales, porque no ganó su candidato Scioli, hoy están tras las rejas.

Muchas cosas se podrían decir sobre sus discursos en Salta, cargados de olvidos, resentimiento y falta de respeto por la sociedad y la Patria misma.

No vale la pena.

Sólo queda por decir que provoca mucha pena ver como una troupe de enajenados, recorren kilómetros de la Argentina justificando lo injustificable, criticando a los que tratan de arreglar los desastres que ellos mismos provocaron, pero por sobre todo ver cómo imaginan su regreso al poder de la mano de la jefa de la banda,Cristina, algo que nunca, pero nunca, por más problemas que tenga este gobierno y el país, podría volver a ocurrir.

pie-Daniel-Salmoral

 

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral