5abfff3b3fc0a_1180_664!

El PJ salteño frente a su encrucijada – Por: Daniel Salmoral

Desde el peronismo salteño, existe la expectativa y también la esperanza, de lograr conformar una fórmula atractiva para los ciudadanos que le permita retener la gobernación de la provincia una vez que Juan Manuel Urtubey culmine su tercer y último mandato constitucional.

Sus ilusiones se vieron acrecentadas en la última semana cuando, algunos dirigentes, dieron a conocer, aunque en círculos cerrados, que algunos números muestran un crecimiento en figuras peronistas que se sometieron a consulta como posibles integrantes del binomio de candidatos gubernamentales.

No obstante, la mayoría de ellos son conscientes que más allá de lo que indiquen algunos números de manera temporal, las posibilidades de que un integrante del PJ gane la gobernación será una tarea titánica.

No es imposible”, aseguran, pero saben que habrá que trabajar mucho, quizás como nunca antes.

Es que el peronismo salteño en estos doce años de liderazgo de Urtubey, no creció en la medida que lo necesitaba.

Por el contrario, elección tras elección se fue achicando hasta llegar a la última de 2017, en donde increíblemente igualó la performance electoral del Partido Obrero en la Capital, logrando sólo una banca de concejal y una de diputado.

Los dirigentes de base, quienes son los que realmente conocen el sentir de los sectores más vulnerables de la sociedad y que históricamente apostaron a la hora del voto por el peronismo, cuentan que hace un tiempo ya que vienen optando por otras propuestas políticas, algunas que se encuentran en las antípodas del peronismo, pero que al parecer los hacen sentir cómodos ya que allí permanecen desde hace ya dos o tres comicios.

Las críticas hacia la conducción de Urtubey se empiezan a hacer sentir cada vez más nítidas desde el intestino pejotiano, y dicen que fue el presidente del partido quien no permitió que detrás de él hubiera surgido una figura capaz de contener al peronismo en su casa y evitar así la sangría hacia otros espacios políticos.

Otros dirigentes cercanos al Gobernador, por el contrario, aseguran que su estilo de conducción fue el más democrático ya que todos tuvieron oportunidad de presentarse para los cargos que buscaron, ya sea partidarios o electivos.

Lo cierto es que más allá de ello, la realidad indica que hoy por hoy a los nombres que asoman como posibles candidatos del peronismo, otros, como los de Sergio Napoleón “Oso” Leavy del Partido de la Victoria y Gustavo Adolfo Sáenz, de Cambiemos los superan, según algunas encuestas, en un porcentaje considerable, por lo que varios “compañeros” ya comenzaron, como ocurrió en otros tiempos, el lento, silente, pero inexorable camino del éxodo hacia donde al parecer, sostienen, el sol calentará mejor dentro de poco.

Es la historia del peronismo y eso no es bueno ni malo, sólo un dato de la realidad.

Pasó en 2007 cuando surgió la figura de Juan Manuel Urtubey.

La tropa peronista, portadora de un olfato único para el poder, comprendió entonces que otro tiempo estaba naciendo y rápidamente comenzó a buscar su lugar en ese “nuevo mundo” pejotiano que asomaba.

Ahora, no será diferente.

Ya hay algunos datos que revelan “saltos”, algunos explícitos y otros disimulados de legisladores e intendentes que hasta ayer eran incondicionales del jefe del peronismo, hacia el sector político que conduce el intendente capitalino, Gustavo Sáenz.

La historia ahora, vuelve a repetirse y a medida que se acerque la elección del año venidero, se hará más evidente.

Por eso, hay quienes consideran que lo único que podría “salvar” al peronismo de una nueva derrota, esta vez contundente, sería que vayan unidos por la gobernación con el diputado nacional, ex jefe comunal de Tartagal y presidente del Partido de la Victoria, Sergio “Oso” Leavy, quien ya aclaró que no está dispuesto a ser “vice” de nadie, por lo que el peronismo, si cree que esta será su única salida para no quedar totalmente aislado del poder provincial por los próximos cuatro años por lo menos, deberá resignar pretensiones y alinear un dirigente, el mejor posicionado afirman, detrás del hombre que representa y defiende en Salta el ideario kirchnerista.

La situación por lo que se ve es demasiado compleja: si no van con Leavy, serán presa fácil de Sáenz, pero si van con el tartagalense, ¿cómo explicarán que el partido que conduce Urtubey en Salta se sumará a un candidato K después de la feroz crítica que su conductor hiciera y hace a la figura de la ex presidenta Cristina Fernández?.

Esta es la encrucijada que tiene a mal traer a quienes conducen el peronismo lugareño y que deberán definir en muy poco tiempo nomás.

Parece una película de miedo. Nunca imaginé que llegaría el día en que estaríamos asi”, sostiene un viejo dirigente pejotiano que supo pasar por cargos legislativos y ejecutivos.

La sociedad y la política han cambiado y mucho, pero algunos que se dicen dirigentes, parece que no lo han comprendido por eso ahora se enfrentan a esta situación complicada.

Los tiempos indican que deberán tomar una decisión en el corto plazo.

Las bases peronistas esperan que esta vez sus conductores, Juan Manuel Urtubey y Manuel Santiago Godoy, no vuelvan a equivocarse.

pie-Daniel-Salmoral

 

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral