Napoleon_Bonaparte

La oposición macrista, sigue los consejos de Napoleón – Por: Daniel Salmoral

“Cuando veas que tu enemigo se está equivocando, no lo interrumpas”, era la célebre frase que Napoleón Bonaparte le repetía a sus oficiales a manera de instrucción militar.

El Emperador de los franceses, considerado como uno de los mayores genios militares de la historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas aunque fracasó de manera estrepitosa en Rusia, sabía que buena parte de sus logros dependerían de él y su talento como estratega, pero también de las equivocaciones o errores que pudieran cometer sus contrincantes.

Ese consejo “bonapartino” parece ser el que están aplicando por este tiempo los rivales, adversarios y emigos del presidente Mauricio Macri, quien en los últimos días parece haber sido víctima de sus propios errores en la marcha de la gestión de su gobierno.

Luego del anuncio del aumento de tarifas de servicios básicos como gas, luz, agua y combustibles por parte de uno de los ministros que más enojos y rechazos despierta en la sociedad, sean o no macristas, Juan José Aranguren, el titular de la cartera de Energía, la imagen del Presidente y su gestión comenzó a caer de manera alarmante entre amplios sectores sociales argentinos, incluídos aquellos que en las pasadas elecciones de 2015 y 2017, lo apoyaron masivamente.

Si bien como también indican las consultoras, una parte importante de la sociedad entiende que el incremento, “actualización”, le llaman puertas adento del gobierno era y es absolutamente necesario a efectos de evitar la pérdida total de la energía básica que un país necesita para seguir “funcionando”, muchos entienden que Macri sigue cometiendo el mismo error que cuando asumió, y que consiste en no decirle de manera sincera, descarnada, cruel, si se quiere, cuál es la “real realidad” de la Argentina en materia energética y otros aspectos centrales como la inflación y la corrupción, entre los más importantes.

El Presidente, desde que asumió en 2015 y siguiendo la recomendación de sus asesores más cercanos, Jaime Durán Barba y Marcos Peña, entre los más influyentes, le ha ido contando a los argentinos en “pequeñas grageas” la realidad que encontró cuando abrió las puertas de la Casa Rosada luego del gobierno de Cristina Kirchner.

Atendiendo la recomendación de éstos, nunca sinceró, por ejemplo, la grave situación del país en materia de energía, lo que lo obligó a aumentar las boletas de manera considerable y en varias oportunidades, desde el momento mismo en que asumió el gobierno.

Ya ante lo irremediable, usó para dar a conocer las “malas noticias”, a figuras “antipáticas” de su gabinete como Peña o el propio Aranguren, quienes despiertan broncas y desonfianza en bastos sectores sociales.

Mauricio (Macri) se equivocó desde un comienzo al no contarle la verdad sobre todos los temas que nos vienen agobiando desde hace mucho tiempo por la pésima y corrupta administración de Néstor y Cristina Kirchner”, soltó un dirigente macrista que volvió preocupado luego de salir a timbrear y dar la cara con los vecinos por la suba en las boletas de energía el fin de semana pasado en Salta.

Algunos de ellos, saben que deben explicar la medida, pero a la vez consideran una necesidad que la comunicación desde la Nación de estas “odiosas” noticias, las hagan figuras “creíbles” y con “buena imagen” ante los usuarios.

Muchos vecinos nos dijeron que les resulta antipático y hasta espantoso enterarse que otra vez les aumentarán las tarifas de boca de Aranguren (Juan José), un funcionario alejado de la gente y que tiene millones de dólares fuera de la Argentina. Tampoco les cae bien escucharlo al jefe de Gabinete (Marcos Peña), decir que el Ministro de Energía está llevando adelante una gestión patriótica”, argumentó un militante de Cambiemos que no comulga con varias medidas de su gobierno.

Desde la oposición, en tanto, vieron, políticamente hablando, como un “regalo del cielo” las medidas tarifarias tomadas por Macri.

Aprovecharon ese momento, que alejó de la tapa de diarios y portales las causas que la Justicia aceleró en estos días contra Cristina Kirchner y las diferencias profundas que se manifiestan en el planeta PJ trás la intervención partidaria en manos de Luis Barrionuevo, para cuestionar al gobierno de Cambiemos y ver de arrimar alguna “bocha” a sus terruños.

Hasta figuras “garantes de gobernabilidad” como la del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, salieron públicamente a marcar lejanía con el Presidente, intentando así sumar adhesiones para su pretensión de suceder al ingeniero porteño en la Presidencia de la República.

Durante la semana pasada, los asesores del salteño se frotaban las manos diciendo que si Macri se sigue equivocando de esta manera, el nada sencillo camino de Urtubey hacia Balcarce 50 se habrá alivianado considerablemente.

Las fallas comunicacionales del gobierno nacional sobre este delicado tema, sumado a que muchos radicales, más allá de la encendida defensa que hiciera el interbloque en el Congreso con Mario Negri a la cabeza, están dejando la sensación que el gobierno de Macri, si bien falta bastante para las elecciones, deberá provocar un hecho político importante que ayude a dejar atrás este complicado momento por el que atraviesa su labor ante la consideración pública.

Ya sería hora de un cambio no sólo de figuras sino por sobre todo de medidas en los ministerios”, se arriesga a lanzar un radical esperanzado en que su partido cobre mayor protagonismo en el gobierno nacional, ahora, y luego si acceden a un segundo mandato.

Nosotros somos los que más difícil la tenemos. Muchas medidas nos enteramos que las tomaron por los medios de comunicación y sin embargo salimos a poner la otra mejilla y recibir los cachetazos”, dicen con indisimulada bronca.

Los aumentos de tarifas, la inflación indomable, figuras poco queribles y para nada populares y la poca participación en las decisiones de sus socios, sobre todo los de la UCR, sumado ahora a la precozmente anunciada salida de la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación de, Emilio Monzó, un peronista que le dió sustento fundamental al proyecto presidencial del PRO en sus comienzos, forman un cóctel peligroso, al menos por el momento, para el macrismo.

Los opositores, por su parte, recuerdan las palabras de Napoleón y buscan levarlas a la práctica.

Piensan, como decía Bonaparte que si no lo interrumpen, Mauricio Macri caerá en desgracia y perderá el gobierno en 2019, como producto de sus propias equivocaciones.

pie-Daniel-Salmoral

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral