2666815w1033

Macri condenó a Venezuela y tomó distancia del caso Fellner

La combi avanza, veloz, en el camino hacia el aeropuerto desde el Centro de Convenciones del centro de esta ciudad.

Mauricio Macri está dejando, sin quedarse al almuerzo conjunto, la Cumbre de las Américas, en la que acaba de condenar duramente el régimen venezolano de Nicolás Maduro, un reclamo compartido por buena parte de los presidentes que, sin embargo, no se tradujo en una mención concreta en el documento final, más allá de la crítica que sí hizo el Grupo de Lima a través de una declaración.

En ese raudo viaje compartido con parte de su delegación y la prensa argentina que cubrió la cumbre, y sin mencionar la frustrada reunión con el vicepresidente norteamericano Mike Pence “por razones de agenda” según sus colaboradores, el Presidente no se olvidará de su pelea apenas asordinada con la Justicia, una pelea que lo ha llevado a criticar una y otra vez los tiempos y procedimientos judiciales, esta vez con la detención y posterior liberación del exgobernador de Jujuy Eduardo Fellner.

“Leí justo la noticia, el juez se ampara en que hubo un conflicto con los fiscales, ¿no? Insisto, la Justicia es un poder independiente, no puedo andar interviniendo? me sorprende que a veces algunos de los que reclaman una mejora institucional te piden que intervenga el Ejecutivo en temas que no le corresponden”, dice el Presidente, en un dardo dirigido a los gobernadores y dirigentes del Partido Justicialista que criticaron la detención del expresidente de la Cámara de Diputados.

“Tenemos que velar porque haya decisiones de fondo en tiempos razonables, por eso la reforma del Código Procesal Penal es importante, porque hay tantas apelaciones, va a Casación, vuelve, a la Cámara, vuelve, va a la Corte Suprema? no se termina nunca, y por eso tenemos 15 o 20 años después condenas definitivas”, monologa el Presidente.

-Es entre ellos, yo no participo. Y me alegro de que no me hayan invitado -se ríe con ganas el Presidente, sin tomar partido por su aliada en Cambiemos ni por el presidente de la Corte Suprema, molesto porque el juicio político en su contra pedido por la diputada no se haya retirado aún.

Al Presidente le interesa hablar de sus encuentros recientes en la Cumbre de las Américas, que tienen a su criterio un mismo eje.

-¿Qué pasó con las exenciones al acero y el aluminio de la administración Trump?

-Tuvo una muy buena reunión (anteayer) el ministro (Francisco) Cabrera, estamos tratando de encontrar una cuota que no perjudique a las exportaciones argentinas, hay muy buena predisposición departe de ellos -dice, sin mencionar que la reunión pactada con Pence quedó para otra oportunidad.

Los países del Grupo de Lima, junto con Estados Unidos, consensuaron un documento crítico contra el gobierno de Nicolás Maduro, que de alguna manera “maquilló” la falta de condena de la Cumbre de las Américas a Venezuela.

“No estaba previsto aquí, sí el tema corrupción, yo planteé de entrada (la condena) y vamos a sacar un documento con el Grupo de Lima y decir que no vamos a reconocer el resultado de la elección”, contesta Macri. “Por suerte esto que empecé a plantear como jefe de gobierno mientras aún estaba Chávez, que no era un régimen democrático y que no se estaban respetando los derechos humanos, hoy es aceptado”, se enorgullece.

Alguien le recuerda que el boliviano Evo Morales defendió a Maduro.

“Le echa la culpa de todo a Estados Unidos, no coincido con él, claramente, aunque con Evo hablamos de otras cosas. Hablamos de fútbol, vamos a jugar ahora cuando venga”, se alegra el jefe de Estado durante el recorrido.

Sin nombrar a su antecesora Cristina Kirchner, Mauricio Macri resume su credo laico en pocas palabras: “La suma de corrupción, el populismo y el narcotráfico ha generado exclusión, pobreza, inequidades”, sentencia, antes de bajarse de la combi para entrar en el avión que hoy lo depositó, otra vez, en Buenos Aires, donde lo aguarda la agenda nacional.

Un discurso con un blanco fijo: Nicolás Maduro

Mauricio Macri se concentró en el objetivo principal de su participación en la Cumbre de las Américas: condenar al régimen chavista que encabeza Nicolás Maduro.

“Tenemos que renovar esfuerzos para que el gobierno de Venezuela deje de negar la realidad y acepte la colaboración regional y la ayuda internacional, que permita superar esta crisis humanitaria que se ha vuelto insostenible”, expuso el Presidente, y afirmó que “el caso de Venezuela demuestra hasta qué punto nos puede llevar un proceso de corrupción descontrolado”.

En su discurso de ocho minutos, Macri reiteró que desconocerá la elección que convocó Maduro para mayo.

Fuente: La Nación

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral