r1XjgQtjG_930x525__1

Ataque con gas en Siria: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos analizan una respuesta rápida

Los tres países están en permanente contacto. Investigan qué fue lo que pasó. Para Theresa May, fue un “ataque barbárico”.

¿Una operación internacional común de represalia? Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos se encuentran en permanente contacto para encontrar una respuesta rápida y unificada al aparente ataque químico en la ciudad de Douma, en Ghuta Oriental, en Siria. Una operación que podría producirse en las próximas 48 horas, según el presidente Donald Trump.

La primera ministra Theresa May condenó un “ataque barbárico” desde Dinamarca. Dijo que los regímenes de Bashar al Assad en Siria y sus aliados rusos deberán “rendir cuentas”, si se considera que “son responsables” del ataque químico con cloro, que ha dejado docenas de personas muertas y más de 1000 gaseados en Gutha Oriental el sábado.

Capturas de un video que circuló el fin de semana mostraron a muchos niños víctima del supuesto ataque con gas en Douma. / Reuters

Capturas de un video que circuló el fin de semana mostraron a muchos niños víctima del supuesto ataque con gas en Douma

Junto al primer ministro danés Lars Rasmussen, May aseguró sin eufemismos: ”Si ellos son encontrados responsables, el régimen y sus aliados, incluyendo Rusia, deberán rendir cuentas”.

Cuando le preguntaron dos veces si Gran Bretaña apoyaría una acción militar, ella respondió: ”Lo que estamos haciendo urgentemente con nuestros aliados es evaluando lo que ha pasado. Obviamente, si es un ataque químico de la clase que los iniciales informes sugieren que es, este es otro ejemplo de la brutalidad del régimen de Assad y la descarada forma en que ignoran los intereses de su gente”.

Cuando le preguntaron sobre si tenía un mensaje directo para Vladimir Putin, dijo que “Moscú debe mirar cuidadosamente la posición que ellos están tomando”.

El canciller Boris Johnson discutió con el canciller Yves Le Drian en la mañana del lunes “el horroroso ataque en Douma”. Fue antes de la sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, convocado por Gran Bretaña y sus aliados para el lunes por la noche para discutir una “fuerte y robusta” respuesta internacional. Así lo hizo saber un comunicado del Foreign Office británico.

La crisis tiene como fondo a las sanciones occidentales a Rusia por el intento de asesinato de un doble espía con gas nervioso en Gran Bretaña y el violento Twitter del presidente Donald Trump, advirtiendo a Bashar al Assad que iba a pagar “un alto precio” por su acción en Gutha. También criticando por primera vez al presidente Vladimir Putin.

Unos y otros quieren sancionar el provocador desafío del régimen sirio y advertir a Rusia, su protector, que esta es una conducta inaceptable. El 7 de abril del año pasado, Trump autorizó el lanzamiento de 59 misiles Tomahawk contra la base aérea de Sharyat en Homs. Fue luego que se considerara a esa base como la responsable del ataque con gas sarín en Khan Sheuikhun tres días antes.

Gran Bretaña quiere participar en la acción militar de represalia y así se lo han exigido los americanos. Pero el gran interrogante es si necesita o no una autorización del Parlamento después que se lo negaron al entonces primer ministro David Cameron cuando quería bombardear Siria junto con Estados Unidos y Francia.

Un vocero de Downing St dijo que Gran Bretaña “considera una selección de opciones” , si se verifica la utilización del gas químico en Gutha. La posición británica es que “se debe completar una investigación para luego decidir una acción común”.

El líder de la oposición laborista británico Jeremy Corbyn condenó el uso de armas químicas. Pero no acusó directamente a Assad sino que pidió la intervención de la ONU y “acceso al área para que pueda investigar”.

La Organización de Armas Químicas, con sede en La Haya y una agencia de la ONU, está “en el proceso de acumular información de todas las fuentes para establecer que armas químicas se usaron”.

Israel atacó con bombardeos una base siria en el este de Homs, donde se alojaban fuerzas rusas e iraníes, tras el ataque químico en Gutha, como primera represalia. Al menos hay 8 muertos. El ataque de Israel complica la participación de Francia y Gran Bretaña en la acción. La tensión es enorme y las deliberaciones intensas ante la amenaza de Rusia, que anunció que una represalia occidental sería “inaceptable”.

En Gran Bretaña el caso se agrava porque vinculan el desafío sirio al Caso Skripal, el doble espía ruso británico que sufrió un intento de envenenamiento con gas nervioso, que atribuyeron a Rusia. En una estación de inteligencia británica en Chipre interceptaron un mensaje desde Siria a Rusia, donde se escuchaba: ”El paquete ha sido librado” y otro que hacia referencia a “dos despachados”, el mismo día del ataque a Skripal.

El desafío de Assad con este nuevo ataque químico está basado en este apoyo ruso e iraní a su guerra civil. Debe ser visto como una nueva provocación a los occidentales para que el régimen prevalezca.

El presidente Donald Trump quiere retirar las fuerzas norteamericanas en seis meses de Siria. Pero este nuevo acto lo va a forzar a cambiar de opinión.

Fuente: Clarín

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral