2662342w1033

El ex Presidente de Brasil pasó su primera noche en la cárcel

Brasil vivió este sábado uno de los capítulos más dramáticos de su historia democrática, impensable muy poco tiempo atrás y de efecto incierto en la próxima campaña electoral.

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, ícono de la izquierda latinoamericana, quedó anoche preso en Curitiba, tras un proceso judicial que lo condenó a 12 años y un mes de cárcel por corrupción. La caída en desgracia del máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT), favorito para los comicios de octubre, marcó el mayor hito hasta ahora de la operación Lava Jato, que sacudió el país y la región.

La llegada del exmandatario brasileño fue recibida por fuegos artificiales y bocinazos por sus opositores, mientras que miles de manifestantes se acercaron hasta el lugar de detención para expresarle su solidaridad.

Anoche hubo festejos frente a la sede policial en la que quedó preso Lula, en Curitiba
Anoche hubo festejos frente a la sede policial en la que quedó preso Lula, en Curitiba 

 

En un desdoblamiento de la operación Lava Jato, el año pasado, el juez Moro de esta ciudad halló culpable a Lula de corrupción y lavado de dinero por haber recibido de la constructora OAS un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá como soborno en especie por haber garantizado a la empresa millonarios contratos con la estatal Petrobras. La defensa del expresidente apeló la sentencia, pero en enero el Tribunal Regional Federal en Porto Alegre no solo ratificó el fallo por unanimidad, sino que endureció la pena original de nueve años y medio de reclusión a 12 años y un mes. Desde entonces, y hasta ayer mismo, los abogados intentaron en vano numerosos recursos ante las instancias superiores -el Superior Tribunal de Justicia y el Supremo Tribunal Federal- para impedir la prisión de Lula. Ahora podrán seguir apelando la condena, pero ya no con él en libertad.

El PT pretendía -y aún juega con la fantasía- de presentar a Lula como candidato a las elecciones de octubre, para las que encabezaba todas las encuestas, con un 37% de intención de voto. Sin embargo, la ley electoral es clara en señalar que un condenado en segunda instancia no es elegible y por lo tanto el registro de su eventual candidatura debería ser rechazado.

“La historia va a probar que ellos [los acusadores] están equivocados. Verán que salgo fortalecido de esto y que soy inocente”, resaltó varias veces Lula durante su mensaje público en São Bernardo do Campo, en el que se despachó con enérgicos ataques a la prensa, la Justicia y las élites económicas; según él, todos cómplices de una persecución política para que no vuelva al poder más adelante.

Lo acompañaron en el acto sus hijos, los principales líderes del PT -entre ellos su ahijada política, la destituida expresidenta Dilma Rousseff-, asesores, aliados políticos, intelectuales y artistas.

En el escenario montado sobre un camión de sonido, el clima oscilaba entre festivo y conmovedor, entre abrazos y selfies de despedida. Con las calles aledañas repletas de gente, sus simpatizantes le gritaban: “¡Lula libre!” y “¡No se entregue! ¡No se entregue!”.

El PT soñaba con que la detención generara una ola de protestas espontáneas y masivas como las que sacudieron al país en 2013, pero la movilización se limitó, principalmente, a esfuerzos organizados por el partido, los sindicatos y movimientos sociales.

Negociación

Lula había pactado su entrega a la Policía Federal en el sindicato después de una larguísima negociación que se estiró desde anteayer a la mañana hasta ayer. Se le permitió que realizara una “ceremonia ecuménica” en honor a su fallecida esposa Marisa Leticia (ayer se conmemoraba su cumpleaños) frente al edificio donde en los años 60 comenzó la carrera sindical que lo llevaría hasta el Palacio del Planalto para convertirlo en el primer presidente obrero del país.

Sin embargo, el acto religioso se volvió un mitin proselitista a pleno, con arengas en las que defendió las políticas de inclusión durante su administración (2003-2010) e intentó construir puentes entre el PT y otras fuerzas de izquierda de cara a las elecciones. El mayor temor para los petistas es el avance del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, segundo en los sondeos de opinión.

Con su voz ya quebrada y resignado, Lula optó por darse un verdadero baño final de masas al terminar su discurso y bajar del camión de sonido a la multitud. Fue el momento más emotivo de la intensa jornada: sus seguidores, con lágrimas en los ojos, lo cargaron en andas por encima de la muchedumbre, lo abrazaban y le entregaban rosas blancas.

Pocas horas después, cuando llegó el momento de retirarse de la sede del sindicato en el auto que había enviado la Policía Federal, se vivieron minutos de caos al ser bloqueado su paso por un resuelto grupo de militantes que rompió un portón del patio interior del edificio y cercó el vehículo en el que estaba Lula custodiado. La presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, debió salir a explicar a los seguidores que si el exmandatario no se entregaba, se arriesgaba a que el juez Moro decretara una orden de prisión preventiva que hubiera complicado aún más su situación judicial y habría significado la pérdida de algunos beneficios garantizados por el magistrado para su detención.

Lula quedó alojado en una sala-celda de la Superintendencia de la Policía Federal, separada del resto de los detenidos allí. La habitación cuenta con una cama, una mesa, una televisión, baño privado y dos pequeñas ventanas protegidas. El ingreso tiene rejas, pero será permanentemente custodiado por dos guardias.

Fuente: La Nación

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral