Reforma Previsional: La oposición a la espera de un muerto – Por: Daniel Salmoral

Los kirchneristas más radicalizados; los massistas que ahora muestran su verdadero rostro; la tradicional izquierda antidemocrática de todos los tiempos, más algunos dirigentes gremiales golpistas enmascarados como defensores de los intereses de jubilados y trabajadores, parece que están a la espera de un muerto antes que comience la sesión en Diputados de este lunes 18 de diciembre, adonde el oficialismo asegura se tratará y aprobará, más allá de patoterismos y  jugadas fascistas, la reforma del régimen previsional en Argentina.

Este grupo de partidos y dirigentes que perdieron con total éxito las elecciones del pasado mes de octubre, ya apelan a métodos desesperados para ver si por un lado pueden salvar a Cristina Kirchner, sus hijos y sus principales secuaces de la cárcel, y a la vez derrocar, como sea, al gobierno del presidente constitucional Mauricio Macri.

Su fracaso en las urnas y el encarcelamiento a través de la decisión de la Justicia de prominentes figuras de la era kirchnerista, los descolocó de tal manera que han perdido totalmente la racionalidad y aparecen, ante la mayoría de los argentinos, como un conjunto de desorientados hombres y mujeres que se han quedado sin norte y sin rumbo democrático, seguramente, para siempre.

Sus métodos violentos, los hacen aparecer más como un atado de energúmenos que como un ejercito libertador que busca salvar a los jubilados y pobres e ignorados de Argentina, de ese perverso “mal nacido” llamado Mauricio.

Irresponsables absolutos, pero a la vez desmemoriados, siguen apelando al relato mendaz para ver si convencen a los ciudadanos que su “cruzada” es en verdad libertadora y justiciera.

Por eso nada dicen sobre su responsabilidad, en los años pasados, del vaciamiento que sufrió el ANSES a manos del matrimonio Kirchner y con Sergio Massa como titular del organismo.

Fueron los fondos que les pertenecían a los abuelos que ahora dicen defender, los que manotearon para hacer populismo y asegurarse así el triunfo en las elecciones de estos años pasados.

Con esa actitud irresponsable, volatilizaron los recursos; los convirtieron en votos para ellos y dejaron al sistema en estado de quiebra total.

Eso, sumado al trabajo informal, es decir el que no hace aportes, más la absoluta carencia de moral y escrúpulos por parte del matrimonio sureño y del propio Massa, conformaron un cóctel mortal para que ahora, todo lo que sea jubilación en nuestro país, esté con respirador artificial y a punto de colapsar.

Intolerantes y autoritarios, creen que la única verdad es la suya y están dispuestos a aplicarla llevándose todo por delante.

Los llamados que realizan a través de las redes sociales para que salgan a escrachar y “apretar” a los diputados que apoyarán la reforma, no importa de qué partido sean, es la muestra evidente del grado cuasi demencial con el que algunos se mueven.

Personas que podrían haber sido consideradas “normales”, han caído en esta etapa en posturas extremas que los llevan a agredir de todas las maneras posibles, a todos aquellos que no piensen como ellos.

“Tenemos que impedir que avancen con esta reforma y estamos dispuestos a todo para lograrlo”, dice uno de los más fanatizados en las redes sociales.

Otros, que se dicen periodistas, llaman a los salteños en particular y los argentinos en general, a “resistir” al gobierno de Cambiemos.

Estos personajes están con ese pedido llamando, en síntesis, a tumbar al gobierno nacional.

Se puede y debe llamar a la resistencia civil con lo que se tenga a la mano, cuando quien gobierna no llegó por la decisión soberana y democrática de los ciudadanos, pero hacerlo ante un gobierno que nace de la legitimidad soberana de las urnas, es simple, lisa y llanamente, querer subvertir el orden constitucional y quebrar el sistema democrático.

Un enfervorizado cristinista, comentó sin pudores que lo que hace falta para darle el empujón definitivo a Macri para eyectarlo de la presidencia, es “tirarle” con un muerto.

“Ya lo desgastamos con Maldonado (Santiago) ahora hay que ir a fondo”, aseguró con total y absoluta caradurez.

“Si llega a aparecer un muerto, chau gobierno de derecha”, dice este personaje con total cinismo y despojado de cualquier espíritu humanitario.

Este lunes 18 de diciembre, de acuerdo con lo que adelanta el bloque oficial, la reforma previsional será una realidad y eso marcará una nueva derrota, esta vez parlamentaria, para el cristinismo, que ya hilachento, se bate en retirada.

Ante tamaña cantidad de amenazas, apretadas, golpes y demás actos de violencia, la pregunta que muchos argentinos de a pie se formulan, es si ya no sería hora de que un fiscal de la República aplique la “Ley de Defensa de la Democracia” que se sancionó durante el gobierno de Raúl Alfonsín, para que, de esa manera democrática y ajustada a derecho, se ponga fin a tamaña locura desenfrenada que desataron estos tipos que nada tienen que ver con el sistema democrático.

“Están sacados mal”, dijo un dirigente peronista salteño, que criticó duramente los ataques que estos grupos radicalizados están realizando por diferentes medios y por estas horas, en contra del gobernador Juan Manuel Urtubey y el diputado nacional, Pablo Kosiner, sobre todo, por entender que traicionarán a los jubilados.

Ese argumento es una patraña, ya que en verdad los odian y repudian por no defender a Cristina Kirchner y su troupe de delincuentes.

Seguramente este lunes, antes de Noche Buena, el gobierno de Macri logrará la reforma previsional.

Los ciudadanos de a pie que ya le dijimos y seguimos diciéndoles basta desde los cuartos oscuros a la banda de corruptos, ineptos y violentos K junto a massistas y zurdos resentidos, debemos estar atentos ante cualquier intento desestabilizador por parte de estas minorías mesiánicas que ya es tiempo, entiendan, que en esta sociedad argentina ya no hay cabida para ellos y su accionar reñido con lo peor del ser humano.

pie-Daniel-Salmoral

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral