angela-merkel-german-chancellor-getty-images-501418382

Merkel en su laberinto: debilitada, su poder sufre una erosión sin tregua

¿Elecciones anticipadas o gobierno de minoría? Nadie sabe todavía cómo hará Alemania para salir de la actual crisis política y tampoco cuál será el papel de Angela Merkel. El fracaso de las conversaciones para formar gobierno dejó al país en una situación inédita y a la canciller encerrada en un laberinto institucional complejo, que sus detractores interpretan como el fin de su poder.

“Es una prueba de fuego, pero no es una crisis de Estado“, aclaró Wolfgang Schäuble, presidente de la nueva Cámara Baja y hasta hace poco ministro de Finanzas, en un intento por tranquilizar los ánimos en la primera sesión ordinaria del Bundestag. Hace dos meses que los alemanes votaron y el Parlamento ya está constituido, pero más fragmentado que nunca y sin una mayoría estable para formar gobierno.

Hoy, los legisladores se acusaron mutuamente del fracaso de las conversaciones para formar un Ejecutivo, sobre todo los socialdemócratas y los liberales del FDP. Fue este pequeño partido, que participó como socio menor en la mayoría de los gobiernos de la República Federal, el que dio el inesperado portazo en la madrugada del lunes e hizo fracasar las conversaciones que durante un mes habían llevado adelante la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel junto a los bávaros de la Unión Socialcristiana (CSU) y los Verdes.

Merkel en su laberinto: debilitada, su poder sufre una erosión sin tregua

Negociaciones. Angela Merkel y el jefe de los socialdemócratas, Martin Schulz, en el Parlamento alemán (DPA).

“En los papeles sobre los que trabajamos había muchas propuestas perjudiciales para Alemania“, advirtió el líder liberal Christian Lindner en una carta enviada a los militantes de su propio partido, en la que también habla de “autoengaños políticos” en temas como la inmigración. No obstante, los documentos a los que tuvo acceso el prestigioso diario Süddeutsche Zeitung indican que se había alcanzado un consenso en una amplia gama de temas, desde la agricultura hasta las finanzas.

“Lindner, seguramente junto a algunos dirigentes conservadores, estaba planeando detener y voltear a Merkel”, acusó sin tapujos el dirigente verde Jürgen Trittin, en una entrevista con el diario Die Welt. Mientras el exministro Trittin ve a la canciller fortalecida, otros dirigentes consideran que “perdió brillo”. “Fracasó con su coalición favorita de los salarios altos, no supo liderar”, declaró el diputado socialdemócrata Johannes Kahrs a la TV Deutsche Welle.

Lejos de pasar factura a nadie, Merkel dijo estar dispuesta a ser candidata en unas eventuales elecciones anticipadas, ya que considera que un gobierno de minoría sería demasiado inestable. El temor de la canciller y de su partido es que un ejecutivo en minoría fuera “tolerado” por la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que suma una bancada de 92 diputados en la nueva cámara baja. “Nos alegramos de las posibles nuevas elecciones”, declaró su líder, Alice Weidel, confiada en que seguiría creciendo si hay comicios.

Merkel en su laberinto: debilitada, su poder sufre una erosión sin tregua

Arbitro. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, tiene el poder de disolver el Parlamento y llamar a nuevos comicios (Reuters).

Mientras tanto, el presidente federal Frank Walter Steinmeier asumió el papel de mediador entre los partidos para que busquen otra fórmula para gobernar. El jefe de Estado es el que tiene la prerrogativa de proponer al jefe de gobierno o bien disolver el parlamento y convocar a elecciones. Después de hablar el martes con los Verdes y con los liberales, Steinmeier conversará el jueves con Martin Schulz, líder del Partido Socialdemócrata. Schulz había prometido la misma noche de las elecciones del 24 de septiembre que su partido iba a pasar a la oposición. El pésimo resultado de 20,5% de los votos lo convenció de que los socialdemócratas ya no pueden seguir siendo socios menores en una coalición con Merkel, como lo fueron en ocho de los últimos doce años.

Matemáticamente, las elecciones dejaron solo dos coaliciones posibles: un nuevo pacto entre conservadores y socialdemócratas, que Schulz por ahora no quiere, o la fracasada coalición de los conservadores con liberales y verdes. Las otras dos fuerzas del Parlamento, la Izquierda poscomunista y la ultraderechista AfD, están fuera de juego.

Por eso, cada vez son más, incluso en lo interno, los que reclaman que los socialdemócratas vuelvan a gobernar con la CDU. Hasta Campino, cantante de los “Tote-Hosen”, pidió a Merkel que aguante. “Nadie tiene interés en que haya elecciones”, dijo Campino a la radio alemana.

Fuente: Clarín

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral