564a21002d618_800x506

Peligrosos conductores de calesitas – Por: Daniel Salmoral

La campaña política en Salta, chapotea en el barro.

Tal como lo adelantamos en estas columnas semanas pasadas, la marcha hacia el comicio se tiñó de agravios y “jugarretas” de baja monta por parte de los candidatos del oficialismo, quienes recurrieron a argucias berretas para tratar de descalificar a quien ellos mismos, con estos hechos, consideran su enemigo no su adversario político más peligroso: Gustavo Sáenz.

La burda maniobra que llevaron adelante un grupo de ellos “truchando” un video en el que el Intendente hablaba con vecinos de un barrio salteño, está mostrando a las claras que, según su razonamiento, esta es la única manera que tienen para embarrar, electoralmente hablando, al referente más importante del gobierno nacional de Mauricio Macri en la provincia.

La maniobra fue muy grosera y solamente sus autores creyeron que iría a tener el efecto buscado por eso, apenas empezó a viralizarce en las redes sociales, un diputado provincial de ese espacio adelantó que presentaría en la Cámara que integra un pedido de intervención a la Cooperadora Asistencial de la Capital para “terminar con estas prácticas reñidas con la Democracia”.

Un diputado nacional, también de ese sector por su parte, “repudió enérgicamente” lo que supuestamente Sáenz había realizado.

Pero la jugarreta quedó al descubierto muy pronto.

El jefe comunal hizo conocer en su totalidad el verdadero dialogo con los vecinos, y allí la infantil “manganeta” comenzó a morir.

A su vez los autores de tamaña estupidez, dejaron en evidencia que carecen de formas democráticas para imponer sus ideas y lograr adhesiones que se traduzcan en votos.

Por eso recurren a estas formas, delincuenciales que, en verdad, favorecen poco a quienes pretenden “ayudar”.

La “real realidad”, es que lo único que lograron fue mostrar debilidad en el tinglado oficialista y desnudó la falta de propuestas creíbles para seducir a un electorado escéptico y hastiado de tanta tontería y mentiras, a la hora de conseguir apoyo electoral.

Sin ideas y apelando a golpes bajos, muchos oportunistas travestidos de políticos intentan, tirando golpes en la oscuridad, acceder a las deseadas bancas legislativas.

Hasta ahora, solamente unos cuantos se han esforzado por arrimar ideas superadoras para resolver los problemas actuales.

Otros, como los candidatos de “Salta Somos Todos”, el partido que lidera Alfredo Olmedo, han apostado a golpes abajo del cinturón que estiman serán efectistas, por eso lanzaron una publicidad dura, violenta y reñida con el espíritu cristiano de la mayoría del pueblo salteño al mostrar a un hombre siendo ejecutado en la silla eléctrica.

“Eso queremos para violadores de menores y de mujeres, para femicidas y para asesinos”, dice alguno de ellos a manera de justificar tamaña muestra de desesperación y por sobre todo de mal gusto.

Con ataques, descalificaciones personales y “pocas ideas, pero confusas”, navega el proceso electoral sin pena ni gloria.

Esperanzados en que la gente los termine apoyando porque se creen “pícaros”, estos “tipillos” grises mimetizados entre el montón, ahora pululan por las villas y asentamientos vestidos con jeans gastados y zapatillas, pretendiendo seducir con falsas promesas y golosinas de siliconas y sin sabor, a un pobrerío que sabe que si ellos viven en ese estado de abandono y miseria, es justamente por las políticas que sus ocasionales visitantes aplicaron, con distintas caras, todos estos años.

Faltan tan solo algunos días para que se sepa quiénes fueron los que lograron llegar al objetivo que se propusieron.

Para numerosos salteños, incrédulos ante el sistema de voto electrónico, las “máquinas” ya están cargadas con los nombres de los ganadores en las categorías provinciales, por eso adelantan que no asomarán por los lugares de votación.

Esta desconfianza, aunque desde los despachos oficiales traten de bajarle temblores, saben que está instalada en buena parte de la sociedad que debe elegirlos.

Para finalizar y observando encuestas que se dieron a conocer por estos días, los nombres de quienes pueden llegar a ocupar los escaños legislativos en disputa, provocan, según varios vecinos, preocupación y hasta miedo.

Será cuestión entonces de rezar y esperar un verdadero milagro para que estos nuevos dirigentes “sprayetes”, no terminen “chocando la calesita” con todos nosotros arriba.

pie-Daniel-Salmoral

 

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral