eñeccionespaso

Las PASO bajo la lupa – Por: Daniel Salmoral

En unas cuantas horas las PASO habrán culminado y comenzará el debate sobre si son útiles al sistema democrático, o por el contrario deben ser modificadas o anuladas para siempre.

Según diferentes sondeos de reconocidas consultoras, como el que comentó en el programa “Ciudadanos políticos” de Cadena Máxima, Jorge Giacobbe días atrás, la mayoría de los ciudadanos argentinos las rechazan y sólo un tercio, aproximadamente, consideran que deberían tener otra oportunidad.

Más allá de esos datos que no son menores, lo cierto es que su esencia ha sido totalmente desvirtuada por buena parte de los precandidatos que las utilizaron y cambiaron su razón de ser desde los cimientos, por lo que el fin para el que habían sido creadas pasó a un plano secundario quitando entonces legitimidad a su puesta en práctica.

Diferentes dirigentes políticos a los que les consultamos sobre su vigencia, coincidieron en señalar que tal como están sólo sirvieron para vaciar aún más a los partidos políticos de su contenido tradicional que no es otro que el de funcionar como ámbitos de debate entre ciudadanos que comulgan una misma idea ideológica y política.

Eso, ahora con las PASO, parecería ser parte del pasado y muestra de un idioma antiguo para las nuevas generaciones a quienes, al parecer, les interesan más los envases que los contenidos.

“Ahora cualquiera consigue unos cuantos avales y crea un partido político”, sostienen como argumento para cuestionarlas, un nutrido grupo de dirigentes de distintos partidos políticos tradicionales quienes le objetan la ausencia de compromiso concreto con tal o cual idea por parte de los actuales precandidatos, que se han encargado de darle vida a las PASO en esta elección de 2017.

Si no existe una verdadera obligación por parte de quienes dicen defender tal o cual propuesta ideológica, la práctica de la política está quebrada.

Al no haber ese contrato que debe existir entre el afiliado y el partido, la política tambalea ante la fragilidad a la quedan expuestas las ideas o el contenido político.

Ya no son pocos los que por estas horas, ya hablan de volver a las internas tradicionales en todos los partidos políticos, en donde exista la “obligación” de la militancia y de la discusión interna de cara a la sociedad.

Pocos entienden hoy, por ejemplo, la enorme proliferación de listas y candidaturas que vieron la luz al amparo de las PASO.

Resulta imposible, ciertamente, que cuando para treinta y dos cargos en la Capital irrumpen más de trece mil precandidatos que alguien entienda el mensaje que se busca transmitir.

Si las PASO hubieran servido de filtro para una adecuada preselección de los candidatos finales, hubieran correspondido a su razón de ser pero no fue así.

La mayoría de los hoy precandidatos, serán candidatos el lunes posterior al comicio solo por haber superado un piso extremadamente permisivo del 1,5% de los votos.

Así entonces, las PASO no sirven para lo que fueron creadas y de allí que se objete su continuidad.

El lunes comenzará otro tiempo y también otra campaña política.

Habrá que esperar que pase lo de Octubre y se definan los nuevos legisladores para abordar recién con decisión y verdadera voluntad política el tema de la conveniencia o no, de este sistema de elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatoias.

Mientras tanto estas PASO, tal como están ahora, cargadas de objeciones más que de ponderaciones, seguirán estando bajo la lupa de la sociedad toda.

pie-Daniel-Salmoral

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral