Reflexiones Citadinas: Una Puerta…la Puerta!! – Por Alejandra Segura

En letras de muchas canciones se habla de puertas que se abren, que se cierran, puertas a las que tocan, las azotan, puertas delante en el camino, detrás, y en diferentes maneras y circunstancias.

Entonces vamos a nuestro buen amigo el diccionario que define a puerta como: “Abertura en una pared o valla que va desde el suelo hasta una altura adecuada y permite pasar de un lugar o ambiente a otro; generalmente consta de un elemento de cierre que consiste en un marco fijo que queda ajustado y asegurado en el hueco de albañilería, y de una o varias hojas o placas de madera, metal, vidrio u otro material que se encajan en el marco”

Y están también las otras que tienen que ver con la literatura, con lo psicológico, con lo humanamente cotidiano, están las del refranero popular como esas que dicen: “cuando una puerta se cierra otra se abre”; “si tenés una puerta y una ventana ¿qué vas a elegir?”; “salir siempre por la puerta grande” y muchas otras.

Entonces viene la otra parte, de cuando abrís la puerta o la cierras, hay sensaciones muy encontradas como aquellas que tenemos cuando vamos al baño en la escuela primaria y la puerta no se cierra y hay que hacer lo posible para sujetarla de tal manera que tomamos poses extrañas y de mucha flexibilidad, y entonces lo que fuiste a hacer será lo último que hagas

O cuando tocan la puerta y vas a abrir con la idea y la expectativa de la sorpresa y  solo es el del correo que te trae las boletas del la TGI o el Impuesto Inmobiliario, o es alguien que busca a alguien que no conoces.

Y también está esa puerta que tienes que tocar y que por alguna intima y conocida razón no lo haces, ni lo harás; está esa otra puerta que con el tiempo irás y golpearás con fuerza para enfrentar y después soltarás y estará inclusive la puerta que detrás contiene el recuerdo de lo ido y el sentimiento del pasado.

Cada uno tiene sus puertas y tienen muchas formas, esperanzas, recuerdos, dolores, porque hay puertas que son paisajes y otras pesadillas,  algunas que nos llevan a conocer nuevos parámetros de vida y en el transito mundano una frase dicha por alguien es una puerta, una foto otra, una situación también…

Hace muchos años hubo un curita que hablaba de la sanación del alma para la sanación del cuerpo y mucha gente encontró en esa puerta un remanso y hasta una cura para sus dolencias.

Hoy muchos hablan de esto pero pocos son los que estudian cómo hacer para que abramos “esa puerta”, la nuestra, la que nadie toca y que está en nuestro interior que guarda “nuestro lado oscuro, nuestra otra cara” que nos completa y nos ayuda a seguir creciendo, tal vez siendo la puerta más importante.

La realidad marca que a lo largo de nuestra vida tocamos muchas puertas y aún en la edad madura cuando creemos que ya lo sabemos todo aparecen algunas complicadas y hasta recibimos portazos pero en otras felicidad y gratas sorpresas.

Lo cierto es que podrá ser una puerta, pero para cada uno de nosotros será diferente, sonara diferente y tendrá detrás de sí, respuestas y sensaciones diferentes.

La puerta correcta? La puerta indicada? La puerta que sentimos ?…

Sea cual fuere, dicen los que saben, lo que haya o que salga o esté detrás de la puerta, somos nosotros quienes tenemos que estar preparados y tomar una actitud frente a lo que haya detrás de cada puerta.

Asombroso el ser humano, asombroso su mirar del mundo, muchas veces vulnerable, ante una simple puerta…

pie-LN-Alejandra-Segura

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral