Reflexiones Citadinas: Quizás llegar a viejo… – Por: Alejandra Segura

Aún con jean y zapatillas ella se ve bien, se siente bien aunque la tristeza inunde su corazón y los recuerdos su mente.

Su mundo estaba como empezando de nuevo y todo se va ordenando como ella lo dispone, después de “la noticia”.

Una vez más la vida la ponía a comenzar de nuevo pero hoy sus parlamentos suenan diferentes, “es la vida que la alcanza”.

Las personas  se adaptan, se acomodan, dejan de lado cosas pero su esencia no cambia, porque hay que recordar siempre que todas las personas sienten, piensan, creen, crecen, viven día a día, en todas las edades, en un ejercicio que no deberíamos dejar de practicar todos.

Los geólogos llaman a la era cuaternaria, una de las más actuales  la que estudiamos con montañas novísimas como Los Alpes, Los Andes  nuestra pre cordillera entre otras…pero en la vida cotidiana hay quienes llaman cuaternario o cuarto tiempo a la etapa de la vida de algunos humanos cuando el descanso se torna muy importante, cuando las historias se reflejan en los ojos y en el alma con un brillo especial, relatos de tiempos idos con mucha experiencia y sabiduría acumulada.

Ese tiempo, el cuarto, donde la experiencia vivida sirve para entender el presente y forma parte de la historia de la sociedad en la que vivimos.

Cuando una persona está en el “cuarto tiempo”, merece nuestro mayor respeto y atención.

Hay que recordar que la edad cronológica y el cuarto tiempo, muchas veces no coinciden ya que tiene las variantes propias de los seres humanos.

Dice el poeta, en la voz de Joan Manuel Serrat (…) “Quizás llegar a viejo sería más razonable, más apacible, más transitable” (…).

Todo eso sería posible si las miradas hacia los “abuelos”, fueran diferentes.

Dentro de los gobiernos nacionales y provinciales hay organismos que tienen a su cargo a nuestros adultos mayores y se supone que tienen que ser ellos quienes deben “proyectar políticas para el mejor pasar y estar” de ellos, en el seno de nuestra sociedad.

Desde el tema del dinero, muy necesario para  su subsistencia, las obras sociales, los hospitales, clínicas y todo lo relativo a salud,  imprescindible para lo que les queda de vida, junto al esparcimiento, los viajes, gimnasia y lo que se necesite para una mejor calidad de vida en esos años por venir hasta que” toque entregar el equipo”, son cuestiones básicas para la vida cotidiana de nuestros mayores, pero sólo algunos lo entienden y actúan. Otros, no.

Todavía vemos las largas y penosas filas en los Banco Nación y  Santiago del Estero, por dar algún ejemplo, cuando los abuelos desde las 6 de la mañana, hacen fila a la intemperie para ”cobrar temprano sus magras jubilaciones y así aprovechar el tiempo para pagar pronto lo que más se pueda”.

Ante esto, la pregunta es: ¿por qué no puede haber otro horario o por qué no usan los cajeros automáticos o las aplicaciones de los celulares?

Ojala quienes mandan, entiendieran, que no todos usan celulares ni les interesan otros métodos; que aún se guían por el sol y los cambios en los vientos, que aunque no tengan obligaciones laborales se levantarán muy temprano y sus tiempos y prioridades son “diferentes” del resto.

Estaría bueno recordar que los “consejos de ancianos” de las películas y la historia, fueron fuente de consulta, consejo y toma de decisiones, y vendría bien que por estos tiempos estuvieran formando parte como directores o como asesores en organismos públicos, para que éstos funcionen mejor en tiempos de memoria volátil y de corto lapso.

Dejemos, como dice el poeta en la voz de Joan Manuel Serrat, de” arrinconarlos en la historia convertidos en fantasmas con memoria”… ya que si (…) “simplemente todos entendiésemos que todos llevamos un viejo encima“(…), en tiempo y forma cambiaríamos, desde donde nos toca, las situaciones que a futuro nos tocará vivir también a nosotros, ya que el carnet de jubilado, las canas, el andar despacio y las arrugas, entre otras características, no nos “abrirá todas las puertas”, como en realidad debería ser.

pie-LN-Alejandra-Segura

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral