hacha

Afilar el hacha – Por. Oscar Alvarez

En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo y le dijo que podía empezar al días siguiente.

Durante su primer día en la montaña trabajó duramente y cortó muchos árboles.

El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día.

El tercer día se propuso mejorar su producción. Desde el primer momento golpeaba el hacha con toda su furia contra los árboles. Aun así, los resultados fueron nulos.

Cuando el leñador jefe se dio cuenta del escaso rendimiento del joven leñador, le preguntó:

-¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?

El joven respondió:

-Realmente, no he tenido tiempo… He estado demasiado ocupado cortando árboles…

 

Reflexión

Muchas veces para obtener una buena producción, o sea un buen resultado, nos olvidamos de cuidar la capacidad de producción, que en este caso es el hacha, pero también es el cuidado de uno mismo.

El hacha y la persona, en este caso son la capacidad de producción, si para obtener más hoy descuido la herramienta y mi salud, en el futuro lo voy a pagar.

Estás cuidando tu herramienta y tu energía? O Estás pensando solo en el hoy? Y piensa, cuales son tu verdaderas capacidades, para mantenerlas afiladas.

pie-CPN-Oscar-Alvarez

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

avatar

About Daniel Salmoral